Regístrate con el nombre de usuario y correo.
¡Se permiten Spoilers!
CANCION DE HIELO Y FUEGO CANCION DE HIELO Y FUEGO

 
  FAQFAQ   BuscarBuscar   FavoritosFavoritos   MiembrosMiembros   GruposGrupos   RegístrateRegístrate 
 PerfilPerfil  MPsMPs  ConéctateConéctate 

CANCION DE HIELO Y FUEGO » Vientos de Invierno, sexta novela de Canción de Hielo y Fuego.
Capitulos del libro 6
Responder Página 1 2 3 ... 30 31 32  Siguiente >
Tema creado por Ana - Mie Ene 09, 2013 1:43 am - 59130 lecturas
Autor Mensaje
Ana
Administrador
avatar

Reg.: 06 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1386
Género: Femenino

Agradeció: 2214 posts
Le agradecieron: 1426 posts


#1 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Mie Ene 09, 2013 1:43 am - Título del mensaje: Capitulos del libro 6 Responder citando

Gran noticia!!  Martin colgó un nuevo capítulo de vientos de invierno en su sitio!!!  :)6  
Un capítulo de Arianne Martell!!



Pincha en Enlace para leerlo en inglés!!

Ya tenemos que comentarlo, yo aun no lo he leído, pero estoy feliz!!!   

SALU2!!!

Dar gracias al autor por este mensaje 1 usuario agradeció este mensaje: mijuego
Volver arriba
LaQueNoArde
Forero Principal
Forero Principal
avatar

Reg.: 06 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1094
Género: Femenino
Ubicación: Muy cerca de los dragones

Agradeció: 1474 posts
Le agradecieron: 1009 posts


#2 Publicado: Mie Ene 09, 2013 4:20 pm  Responder citando

Un nuevo capítulo de Arianne? Cooll!   a ver si alguien lo reseña q yo de ingles ni jota. Y con ese GRRM ya ha soltado 5 capitulos.

Dar gracias al autor por este mensaje
Volver arriba
Alas_Negras
Forero Principal
Forero Principal
avatar

Reg.: 09 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1196
Género: Masculino
Chile

Agradeció: 1479 posts
Le agradecieron: 1162 posts


#3 Publicado: Mie Ene 09, 2013 4:37 pm  Responder citando

bueno, bueno y mejor... esperabamos el regalo del G-Gordi para Navidad... luego para el Año Nuevo.. y el cabron lo colgo justo para los Reyes Magos! muy apropiado!!    

Dar gracias al autor por este mensaje
Volver arriba
Tridente
Forero Distinguido
Forero Distinguido
avatar

Reg.: 06 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 968
Género: Femenino

Agradeció: 1185 posts
Le agradecieron: 835 posts


#4 Publicado: Jue Ene 10, 2013 5:53 pm  Responder citando

LaQueNoArde escribió el Mie Ene 09, 2013 4:20 pm :
Un nuevo capítulo de Arianne? Cooll!   a ver si alguien lo reseña q yo de ingles ni jota. Y con ese GRRM ya ha soltado 5 capitulos.


Ana ya colgo la reseña de este capitulo de ARIANNE I aquí:
http://jdet.galeon.com/libros/vientos2.htm
... y resulta que es el capi anterior al que conociamos, justo despues que Jon Connington envio la carta al principe Doran Martell. Me gusto, por supus..  Un buen detalle que aprecie es lo que paso con ese tio Aurane Waters que Cersei puso en el cargo de las naves. ¿Ahora es el ReY Pirata!?   Shocked

Dar gracias al autor por este mensaje
Volver arriba
winterfell
Forero Principal
Forero Principal
avatar

Reg.: 07 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1122
Género: Masculino

Agradeció: 1321 posts
Le agradecieron: 1119 posts


#5 Publicado: Jue Ene 10, 2013 7:35 pm  Responder citando

Y este? La niña Toland sueña con los dragones. Otro indicio de que puede ser una Targaryen, igual Shieeren Baratheon. Twisted Evil

Dar gracias al autor por este mensaje
Volver arriba
Alas_Negras
Forero Principal
Forero Principal
avatar

Reg.: 09 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1196
Género: Masculino
Chile

Agradeció: 1479 posts
Le agradecieron: 1162 posts


#6 Publicado: Jue Ene 10, 2013 8:09 pm  Responder citando

Cita:
Un buen detalle que aprecie es lo que paso con ese tio Aurane Waters que Cersei puso en el cargo de las naves. ¿Ahora es el ReY Pirata!?   Shocked

Cita:
Y este? La niña Toland sueña con los dragones. Otro indicio de que puede ser una Targaryen, igual Shieeren Baratheon. Twisted Evil


Estoy de acuerdo, 2 buenos detalles y es el capitulo Arriane I que precede al que George leyo el año pasado: Arianne II y por lo que lei hasta ahora trata de sus meditaciones, el viaje, recuerdos y penas por su necio complot de coronar a Myrcella Barateon y las tragicas consecuencias.

Dar gracias al autor por este mensaje
Volver arriba
LaQueNoArde
Forero Principal
Forero Principal
avatar

Reg.: 06 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1094
Género: Femenino
Ubicación: Muy cerca de los dragones

Agradeció: 1474 posts
Le agradecieron: 1009 posts


#7 Publicado: Jue Ene 10, 2013 8:23 pm  Responder citando

Cierto,  Ana como siempre bien actualizada.. Y mi me impactó el final.

Quizás, penso Arianne, o quizás Daenerys comprendió que una vez su hermano fuese coronado y se casaria conmigo, ella se condenaría por el resto de su vida durmiendo en una tienda y oliendo como un caballo. "Ella es la hija del Rey Loco," la princesa dijo. "Cómo podemos saber...?"
"No podemos saber", Ser Daemon dijo. "Sólo podemos tener esperanza."
Que quieren que os diga...Arianne esta...mmmmmm....muuuuuy confundida...  :eusa:

Dar gracias al autor por este mensaje
Volver arriba
Ana
Administrador
avatar

Reg.: 06 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1386
Género: Femenino

Agradeció: 2214 posts
Le agradecieron: 1426 posts


#8 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Vie Ene 11, 2013 2:49 pm - Título del mensaje: Arianne I. Vientos de Invierno Responder citando

Capítulo de Vientos de Invierno. Libro 6 de la saga Canción de Hielo y Fuego.



ARIANNE I



En la mañana que dejó los Jardines del Agua, su padre se levantó de la silla para besarla en ambas mejillas.
“El destino de Dorne va contigo, hija”, dijo, mientras apretaba el pergamino en su mano. “Ve con rapidez, sin correr riesgos, sé mis ojos, mis oídos y mi voz ... pero sobre todo, ten cuidado.”
“Lo tendré, padre.”

Ella no derramó una lágrima. Arianne Martell era una princesa de Dorne, y dornienses no desperdiciaban sus lágrimas a la ligera. Sin embargo, estuvo cerca.
No fueron los besos de su padre, ni sus palabras roncas las que hacían brillar sus ojos, sino el esfuerzo que le llevó a ponerse en pie, con las piernas temblando bajo su peso, con sus articulaciones hinchadas e inflamadas por la gota. Estar de pie fue un acto de amor. Estar de pie fue un acto de fe.
«Él cree en mí. No le voy a fallar.»

Siete de ellos partieron juntos en siete corceles de arena dornienses. Un pequeño grupo viaja más rápidamente que uno más numeroso, pero la heredera de Dorne no viaja sola. De Bondadivina vino Ser Daemon Arena, el bastardo, antes escudero del Príncipe Oberyn, y ahora escudo juramentado de Arianne. Como compañeros, dos caballeros audaces y jóvenes, Joss Hood y Garibald Shells, para unir sus espadas a la suya.
Desde los Jardines del Agua partieron siete cuervos y un muchacho joven y alto a su cuidado. Su nombre era Nate, pero había estado trabajando con las aves tanto tiempo que todos le llamaban “Plumas”. Y puesto que una princesa debe tener algunas mujeres para asistirla, su compañía también incluía a la guapa Jayne Ladybright y a la salvaje Elia Arena, una doncella de catorce años.

Partieron hacia el norte por noroeste, a través de las tierras áridas, llanuras resecas y arenas pálidas hacia Colina Fantasma, la fortaleza de la Casa Toland, donde les esperaba el barco que les llevaría a través del mar de Dorne.
“Envía un cuervo siempre que tengas noticias,” le dijo el Príncipe Doran, “pero informa sólo cuando sepas que es cierto. Aquí estamos a oscuras, asediados por rumores, mentiras y cuentos de los viajeros. No me atreveré a actuar hasta que no sepa con certeza lo que está sucediendo.”
«Estamos en guerra,» pensó Arianne, «y esta vez Dorne no se va a librar.»

“Se acercan la ruina y la muerte”, les había advertido Ellaria Arena antes de despedirse del propio príncipe Doran. “Es hora de que mis pequeñas serpientes se dispersen, quizá así puedan sobrevivir a la matanza.”
Ellaria volvió al castillo de su padre en Sotoinfierno. Se llevó consigo a su hija Loreza que acababa de cumplir siete años. Dorea permanecía en los Jardines del Agua, allí solo era una niña entre cien. Obella iba a ser enviada a Lanza del Sol, para servir de escanciadora de la esposa del castellano, Manfrey Martell.
Y Elia Arena, la mayor de las cuatro hijas que había tenido el Príncipe Oberyn con Ellaria, cruzaría el Mar de Dorne con Arianne.
“Como dama, no como una lanza”, dijo su madre con firmeza, pero como todas las serpientes de arena, Elia tenía su propia opinión.

Cruzaron las arenas durante dos largos días y la mayor parte de dos noches, parando tres veces para cambiar los caballos. Fue un momento de soledad para Arianne, rodeada por tantos desconocidos. Elia era su prima, pero muy joven y Daemon Arena... las cosas nunca habían vuelto a ser las mismas entre ella y el Bastardo de Bondadivina después de que su padre rechazara la petición de mano de él.
«Era solo un niño, nacido bastardo, no apto para ser el consorte de una princesa de Dorne, debería de haberlo sabido. Además, fue la voluntad de mi padre, no la mía.»
Al resto de sus compañeros, apenas los conocía.
Arianne echaba de menos a sus amigos. Drey y Garin y su dulce Slyva Spotted. Habían sido uña y carne, desde que eran pequeñas, confidentes de confianza que habían compartido sus sueños y secretos. Amigas que la animaban cuando estaba triste y la ayudaban a afrontar sus miedos. Uno de ellos la había traicionado, pero ella los echaba de menos de todos modos.
«Fue por mi culpa.»
Arianne los había hecho partícipes de su plan para escapar con Myrcella Baratheon y coronarla reina, un acto de rebelión con la intención de forzar la mano de su padre, pero la lengua floja de alguien había deshecho sus planes. La torpe conspiración no había logrado nada, excepto costarle a la pobre Myrcella parte de su cara, y a Ser Arys Oakheart su vida.
Arianne echaba demasiado de menos a Ser Arys, más de lo que jamás hubiera imaginado.
«Él me amaba con locura», se dijo, «sin embargo, nunca sentí más que cariño por él. Lo utilicé en mi cama, porque era lo que deseaba. Tomé su amor y su honor, no le di nada más que mi cuerpo. Al final, él no podía haber vivido con la carga de lo que habíamos hecho. ¿Por qué otro motivo iba su caballero blanco a cargar justo hacia la hacha de Areo Hotah, para morir como lo hizo? Yo era una niña caprichosa, jugando al juego de tronos, como un borracho tirando los dados.»

El coste de su error había sido elevado. Drey había sido enviado al otro lado del mundo a Norvos, Garin exiliado a Tyrosh durante dos años, a su dulce sonriente amiga Slyva la casaron con Eldon Estermont, un hombre lo bastante viejo para ser su abuelo. Ser Arys había pagado con sangre y Myrcella con una oreja. Sólo Ser Gerold Dayne había escapado ileso. «Estrellaoscura.»
Si el caballo de Myrcella no lo hubiese evitado en el último instante, la espada larga la habría abierto desde el pecho hasta la cintura en lugar de solo rebanarle la oreja. Dayne fue su mayor error, el que Arianne lamentaba más. Con un golpe de su espada, había cambiado un complot fallido, en algo sucio y sangriento. Si los dioses fueran buenos, en este momento Obara Arena lo habría arrancado de su escondite de las montañas y le habría dado muerte.

Se lo comentó a Daemon Arena esa primera noche, en el campamento.
“Ten cuidado con lo que pides, princesa”, respondió. “Estrellaoscura podría matar a Lady Obara con la misma facilidad.”
“Tiene Areo Hotah con ella.” El capitán de los guardias del príncipe Doran, había enviado a la muerte a Ser Arys Oakheart de un solo golpe, a pesar de ser un caballero de la Guardia Real, y se suponía que eran los mejores caballeros de todo el reino. “Ningún hombre saldría bien parado enfrentándose contra Hotah.”
“¿Es eso lo que es Estrellaoscura? ¿Un hombre?” Ser Daemon hizo una mueca. “Un hombre no habría hecho lo que él le hizo a la princesa Myrcella. Ser Gerold es más una víbora de lo que nunca fue tu tío. El Príncipe Oberyn podía ver que era un veneno, lo dijo más de una vez. Es una pena que ya no esté para matarlo.”
«Veneno»,  pensó Arianne. «Sí. Un veneno bello, sin embargo.»
Así fue como él la había engañado. Gerold Dayne era duro y cruel, pero tan agradable de mirar que la princesa no había creído la mitad de los cuentos que había oído de él. Los hombres guapos habían sido alguna vez su debilidad, sobre todo los que parecían oscuros y peligrosos.
«Eso era antes, cuando era una niña», se dijo. «Ahora soy una mujer, la hija de mi padre. He aprendido esa lección.»

En cuanto amaneció, emprendieron la marcha. Elia Arena iba al frente, con su trenza negra volando tras ella, mientras corría a través de las llanuras agrietadas y resecas hacia arriba, a las colinas. La chica estaba loca por los caballos, y ese podía ser el motivo por el que a menudo olía como uno, para desesperación de su madre. A veces Arianne sentía pena por Ellaria. Cuatro niñas, y todas y cada una idénticas a su padre.
El resto de la comitiva mantuvo un ritmo más tranquilo. La princesa se encontró cabalgando junto a Ser Daemon, recordando otros paseos cuando eran más jóvenes, paseos que a menudo terminaban en abrazos. Cada vez que lo miraba, alto y gallardo en la silla de montar, Arianne tenía que recordarse a sí misma que ella era la heredera de Dorne, y él sólo su escudo juramentado.
“Dime lo que sabes de este Jon Connington,” ordenó.
“Está muerto”, dijo Daemon Arena. “Murió en las Tierras Disputadas. Por la bebida, he oído.”
“¿Así que un borracho muerto lidera este ejército?”
“Tal vez este Connington es hijo de aquél que decís. O sólo algún mercenario listo que ha asumido el nombre de un hombre muerto.”
“O realmente no murió.” ¿Podría haber estado Connington fingiendo estar muerto durante todos estos años? Eso requeriría una paciencia digna de su padre. El pensamiento inquietó a Arianne. Tratar con un hombre tan astuto podría ser peligroso. “¿Cómo era antes ... antes de morir?”
“Yo era un muchacho en Bondadivina cuando fue enviado al exilio. Nunca lo conocí.”
“Entonces, dime lo que has oído hablar de él a los demás.”
“Como ordene mi princesa. Connington era el Señor de Nido del Grifo cuando Nido del Grifo era todavía un señorío que merecía la pena tener. Fue escudero del príncipe Rhaegar, o uno de ellos. Después el amigo del Príncipe Rhaegar y compañero. El Rey Loco lo nombró su Mano durante la Rebelión de Robert, pero fue derrotado en Septo de Piedra, en la Batalla de las Campanas, y Robert se escapó. El Rey Aerys se enfureció y envió a Connington al exilio. Allí murió.”
“O no.” El Príncipe Doran ya le había contado todo eso. Tenía que haber más. “Estas son sólo las cosas que hizo y ya sé todo eso. ¿Qué clase de hombre era? ¿Honesto y honorable, venal,  avaro, u orgulloso?”
“Orgulloso, ciertamente. Incluso arrogante. Un fiel amigo de Rhaegar, pero espinoso con los demás. Robert era su señor, pero he oído decir que Connington le fastidiaba servir a tal señor. Incluso entonces, Robert era conocido por ser aficionado al vino y las putas.”
“¿No hay putas para Lord Jon, entonces?”
“No sabría decirlo. Algunos hombres guardan sus putos secretos.”
“¿Tenía una esposa? ¿Amante?”
Ser Daemon encogió de hombros. “No que yo sepa.”
Eso la preocupaba demasiado. Ser Arys Oakheart había roto sus votos por ella, pero no parecía que Jon Connington se comportaría igual. «¿Puedo conquistar la confianza de un hombre tan sólo con palabras?»
La princesa se sumió en silencio, todo el tiempo pensando en lo que iba a encontrar al final del viaje.

Esa noche, cuando acamparon, se deslizó en la tienda que compartía con Jayne Ladybright y Elia Arena. Sacó el trozo de pergamino de la manga para leer las palabras de nuevo.

Al Príncipe Doran de la Casa Martell,  
Usted me recordará, yo rezo. Yo conocí bien a su hermana,  
y era el leal sirviente de su cuñado. Me aflijo  
por ellos igual que usted. Yo no he muerto, no más que
el hijo de su hermana. Para salvar su vida
nosotros lo mantuvimos oculto,
pero el tiempo de ocultarlo se acabó.
Un dragón ha vuelto a Poniente para exigir su
primogenitura y buscar la venganza por su padre,
y por la princesa Elia, su madre.  
En su nombre yo me dirijo a Dorne. No nos desampare.    
                                  Jon Connington  
                                  Señor del Nido de Grifo  
                                  La Mano del Verdadero Rey

Arianne leyó la carta tres veces, y luego la enrolló y se la volvió a ocultar de nuevo en la manga.
«Un dragón ha vuelto a Poniente… pero no el dragón mi padre esperaba.»
En ninguna de las palabras se hacía mención a Daenerys de la Tormenta ... ni al príncipe Quentyn, su hermano, que había sido enviado a buscar a la reina dragón. La princesa recordó cómo su padre había apretado la pieza de cyvasse hecha de ónice en su palma, y su voz ronca y baja cuando le confesó su plan.
“Un viaje largo y peligroso, con una bienvenida incierta al final,” le había dicho. “Ha ido a traernos de nuevo el deseo de nuestro corazón. Venganza. Justicia. Fuego y sangre.”
Fuego y sangre era lo que Jon Connington (si es que era él) estaba ofreciendo también. ¿O no?
“Él viene con mercenarios, pero sin ningún dragón,” le había dicho el Príncipe Doran, la noche que llegó el cuervo. “La Compañía de Dorada es la mejor y más grande de las compañías libres, pero diez mil mercenarios no pueden conquistar los Siete Reinos. El hijo de Elia ... lloraría alegría si alguna parte de mi hermana hubiera sobrevivido, pero ¿que prueba tenemos de que es Aegon?” Su voz se quebró cuando dijo eso. “¿Dónde están los dragones?”, preguntó. “¿Dónde está Daenerys?” Arianne supo que en realidad estaba pensando: “¿Dónde está mi hijo?”

En Sendahueso y Paso del Príncipe, dos ejércitos de Dorne habían acampado, y allí estaban situados, afilando sus lanzas, puliendo su armadura, jugando, bebiendo, riñendo; sus números menguando cada día, esperando, esperando, esperando por la orden del Príncipe de Dorne de soltarlos sobre los enemigos de la Casa Martell. Esperando por los dragones. Por fuego y sangre.
«Por mi».
Una palabra de Arianne y los ejércitos marcharían ... siempre que esa palabra fuese «dragón». Si en cambio, la palabra que ella enviaría fuese «guerra», Lord Yronwood y Lord Fowler y sus ejércitos permanecerían en el lugar El príncipe de Dorne era todo sutileza, aquí «guerra» significaba esperar.

A media mañana del tercer día Colina Fantasma se alzaba ante ellos, con sus muros blancos de caliza brillando contra el azul profundo del mar de Dorne. Desde las torres cuadradas en las esquinas del castillo ondeaban los estandartes de la Casa Toland, un dragón verde mordiendo su propia cola, sobre un campo de oro. El sol y la lanza de la Casa Martell ocupaban el centro, oro y rojo y naranja, desafiante.
Habían enviado cuervos para avisar a Lady Toland de su llegada, por lo que las puertas del castillo estaban abiertas, y la hija mayor de Nymella cabalgó a su encuentro con su mayordomo para encontrarse con ellos cerca de la cima de la colina. Alta y fuerte, con un destello de pelo rojo brillante cayendo sobre sus hombros, Valena Toland saludó a Arianne con un grito.
“Habéis llegado al final, ¿no? ¿Acaso son lentos vuestros caballos?”
“Lo suficiente como para dejar atrás al tuyo antes de llegar a las puertas del castillo.”
“Vamos a ver eso.”
Valena giró a su alrededor picando espuelas, y cabalgó hacia adelante a través de las polvorientas calles de la aldea en la parte inferior de la colina, y tanto pollos como los aldeanos se apartaban fuera de su camino. Arianne estaba a una distancia de tres caballos por detrás en el momento en que puso a su yegua al galope, pero lo había reducido a uno a medio camino de subir la cuesta. Ambas fueron lado a lado mientras galopaban hacia el portón, pero a cinco yardas de las puertas Elia Arena llegó volando desde la nube de polvo tras ellas y las adelantó a ambas en su corcel negro.
“¿Eres mitad caballo, niña?”, preguntó Valena riendo en el patio. “¿Princesa, has traído una chica de establo?”
“Soy Elia”, anunció a la chica. “Lady Lanza.”
Quienquiera que había colgado ese nombre en ella tenía mucho que responder. Al igual que ocurriese en su día con el príncipe Oberyn, sin embargo, y la Víbora Roja nunca había respondido a nadie más que a sí mismo.
“La chica de las justas”, dijo Valena. “Sí, he oído hablar de ti. Ya que llegaste la primera al patio, has ganado el honor de recoger y limpiar los caballos.”
“Y después de hacerlo, buscaras donde tomar un baño”, dijo la princesa Arianne. Elia era tiza y polvo de pies a cabeza.

Esa noche Arianne y sus caballeros cenaron con Lady Nymella y sus hijas en el gran salón del castillo. Teora, la hija menor, tenía el mismo cabello rojo de su hermana, pero en lo demás no podría ser más diferente. Bajita, regordeta y tan tímida que podría haber pasado por muda, mostraba más interés en la carne de pato con especias y miel que en los jóvenes gentiles caballeros que poblaban la mesa, y parecía contenta de dejar a su madre y hermana hablar por la Casa Toland.
“Aquí hemos escuchado los mismos cuentos que has oído en Lanza del Sol,” dijo Lady Nymella mientras su sirviente vertía el vino. “Llegaron mercenarios al Cabo de la Ira, castillos bajo asedio o siendo tomados, cosechas robadas o quemadas. De donde vienen estos hombres y quiénes son, nadie esta seguro.”
“Piratas y aventureros, oímos al principio”, dijo Valena. “Luego se suponía que era la Compañía Dorada. Ahora se dice que es Jon Connington, la Mano del Rey Loco, que regresó de la tumba para reclamar su primogenitura. Sea quien sea, el Nido del Grifo ha caído a sus pies. Atalaya Llorosa, Nido de Cuervos, Bosquebruma, incluso el Castillo de Piedraverde en su isla. Todos cayeron.”
El pensamiento de Arianne fue de inmediato a su dulce Spotted Slyva. “¿Quién querría tomar el Castillo de Piedraverde? ¿Hubo una batalla?”
“No es como hemos oído, pero todos los cuentos son confusos”.
“Tarth ha caído, dicen algunos pescadores”, dijo Valena. “Estos mercenarios ahora tienen la mayoría del Cabo de la Ira y la mitad de los Peldaños de Piedra. Oímos hablar de los elefantes en la selva.”
“¿Elefantes?” Arianne no sabía qué pensar. “¿Estás segura de que no eran dragones?”
“Elefantes”, dijo Lady Nymella con firmeza.
“Y krakens en el Brazo Roto, saliendo debajo de la galeras zozobradas”, dijo Valena. “El sabor de la sangre atrae a los krakens a la superficie”, afirma nuestro maestre. Hay cuerpos en el agua. Unos pocos han varado en nuestras costas. Pero eso no es ni la mitad del asunto. Un nuevo rey pirata se ha asentado en el Verdugo Profundo. El Señor de los Mares, se llama a sí mismo. Tiene tres buques de guerra reales, monstruosamente grandes. Fuisteis sabios en no venir por mar. Dado que la flota de Redwyne está pasando los Peldaños de Piedra, esas aguas están llenas de velas extrañas, todo el camino hacia el norte entre el Estrecho de Tarth y la Bahía de Naufragios está lleno de hombres de Myr, Volantis y Lys, incluso ladrones de las Islas de Hierro. Algunos han entrado en el Mar de Dorne para aterrizar a los hombres en la orilla sur del Cabo de Ira. Hemos encontramos un buen barco rápido para ti, como tu padre ordenó, pero aún así ... ten cuidado.“
«Es cierto, entonces.» Arianne quería preguntar por su hermano, pero su padre le había instado que vigilase cada palabra. Si estos barcos no habían traído de regreso a Quentyn con su reina dragón, mejor no mencionarlo. Sólo su padre y algunos de sus hombres de confianza sabían de la misión de su hermano en Bahía de los Mercaderes de Esclavos. Lady Toland y sus hijas no estaban entre ellos. Si fuera Quentyn, habría traído de vuelta a Daenerys a Dorne, sin duda. ¿Por qué se arriesgaría a desembarcar en el Cabo de la Ira entre los señores de la tormenta?
“¿Dorne está en peligro?”, preguntó Lady Nymella. “Confieso, cada vez que veo una vela extraña mi corazón salta hasta a mi garganta. ¿Qué pasa si estas naves van hacia el sur? La mejor parte de la fuerza Toland está con Lord Yronwood en el Sendahueso. ¿Quién va a defender Colina Fantasma si estos extraños desembarcan en nuestras costas? ¿Debo llamar a mis hombres a casa?”
“Sus hombres son necesarios donde están, mi señora,” le aseguró Daemon Arena.
Arianne se apresuró a asentir. Cualquier otro consejo bien podría llevar al ejército de Lord Yronwood a desenredarse como un tapiz antiguo cuando cada hombre correría a su casa para defender sus propias tierras contra los supuestos enemigos que podrían o no llegar. “Una vez salgamos de dudas, ya sean amigos o enemigos, mi padre sabrá qué hacer”, dijo la princesa.
Fue entonces cuando la pálida regordeta Teora alzó los ojos de los pasteles de crema de su plato.
“Son dragones”.
“¿Dragones?”, dijo su madre. “Teora, no digas locuras.”
“No las digo. Ya vienen.”
“¿Cómo es posible que sepas eso?”, le preguntó su hermana, con un tono de desdén en su voz. “¿Uno de tus pequeños sueños?”.
Teora hizo un leve asentimiento con su barbilla temblorosa. “Estaban bailando. En mi sueño. Y en todos los lugares en que bailaban los dragones, moría gente”.
“Que los Siete nos amparen”, dijo Lady Nymella con un suspiro exasperado. “Si no comieras tantos pasteles no tendrías esos sueños. Las comidas grasientas no son para chicas de tu edad, cuando tus humores están tan desequilibrados. El Maestre Tomas  suele decir..”
“Yo odio al maestre Tomas”, dijo Teora. Entonces se levantó bruscamente de la mesa, dejando a su madre disculpándose por ella.
“Sé amable con ella, mi señora”, dijo Arianne. “Recuerdo que cuando tenía su edad. Mi padre se desesperaba igual por mi, estoy segura.”
“Puedo dar fe de ello”, dijo Ser Daemon tomando un sorbo de vino. “La Casa Toland tiene un dragón en su estandarte.”
“Un dragón comiéndose su propia cola, sí”, dijo Valena. “Desde los días de la Conquista de Aegon. Nunca conquistó aquí. En otras partes él quemó a sus enemigos, él y sus hermanas, pero aquí nos desvanecimos antes de que llegaran, dejando sólo piedra y arena para que quemaran. Y rodando y rodando los dragones volaron, chasqueando sus colas a falta de cualquier otro alimento, hasta que fueron atadas en nudos.”
“Nuestros antepasados jugaron su parte en eso”, dijo Lady Nymella con orgullo. “Valientes acciones, y hombres valientes murieron. Todo fue escrito por los maestres que nos sirvieron. Tenemos libros, si a mi princesa le gustaría saber más.”
“En otro momento, tal vez”, dijo Arianne.

Cuando Colina Fantasma estaba sumida en el silencio de la noche, la princesa se puso una capa con capucha para protegerse del frío y caminó por las almenas del castillo para aclarar sus pensamientos. Daemon Arena la encontró apoyada en un parapeto y mirando el mar, donde la luna estaba bailando en el agua.
“Princesa”, dijo. “Deberías estar en cama”.
“Podría decir lo mismo de ti.” Arianne se volvió para mirarle. «Un buen rostro», decidió. «El muchacho que conocí se ha convertido en un hombre apuesto.» Sus ojos eran tan azules como un cielo del desierto, con el pelo de color castaño claro como las arenas que acababan de cruzar. Una bien recortada barba adornaba la fuerte mandíbula, pero no podía ocultar los hoyuelos cuando sonreía. «Siempre me gustó su sonrisa.»
El bastardo de Bondadivina fue una de las mejores espadas de Dorne, como era de esperar de alguien que había sido escudero del Príncipe Oberyn y había recibido su título de caballero de la misma Víbora Roja. Algunos decían que había sido amante de su tío también, aunque rara vez lo decían a la cara. Arianne no sabía la verdad de eso. Él había sido su amante, sin embargo. A los catorce años le había dado su virginidad. Daemon no era mucho mayor, por lo que sus acoplamientos habían sido tan torpes como ardientes. Sin embargo, había sido dulce. Arianne le mostró su sonrisa más seductora.
“Podríamos compartir la cama juntos.”
La cara de Ser Daemon parecía esculpida en piedra.
“¿Lo has olvidado, mi princesa? Soy un bastardo”. Él tomó su mano entre las suyas. “Si yo soy indigno de esta mano, ¿cómo puedo ser digno de tu coño?”
Ella apartó la mano. “Te mereces una bofetada por eso.”
“Mi cara es tuya. Haz lo que quieras”.
“Lo que quiero no es lo que quieres, parece. Así sea. Habla conmigo entonces. ¿Éste podría ser de verdad el Príncipe Aegon?”
“Gregor Clegane arrancó a Aegon de los brazos de Elia y estrelló su cabeza contra una pared”, dijo Ser Daemon. “Si el príncipe de Lord Connington tiene el cráneo aplastado, creeré que Aegon Targaryen ha regresado de la tumba. En otro caso, no. Éste es algún chico falso, nada más. La táctica de un mercenario para ganar apoyo.”
«Mi padre teme lo mismo.» “Sin embargo... si realmente es Jon Connington, si el chico es hijo de Rhaegar...”
“¿Estás esperando que lo sea, o no?”
“Yo... daría una gran alegría a mi padre si el hijo de Elia aún está con vida. Él amaba a su hermana.”
“Te estoy preguntando a ti, no a tu padre.”
«Así es.» “Yo tenía siete años cuando murió Elia. Dicen que cargué a su hija Rhaenys una vez, cuando era demasiado joven para recordar. Aegon será un extraño para mí, ya sea el verdadero o falso.” La princesa hizo una pausa. “Buscábamos a la hermana de Rhaegar, no a su hijo.” Su padre había confiado en Ser Daemon cuando lo eligió como escudo de su hija, con él por lo menos podía hablar libremente. “Yo preferiría que fuera Quentyn quien hubiera regresado”.
“O eso dices”, dijo Daemon Arena. “Buenas noches, princesa.” Se inclinó ante ella, y la dejó allí de pie.
«¿Qué quiso decir con eso?» Arianne lo vio alejarse. «¿Qué clase de hermana sería, si no quisiera a mi hermano de regreso?» Era cierto, había estado resentida con Quentyn durante todos esos años pues había pensado que la intención de su padre era nombrarlo su heredero en lugar de a ella, pero sólo había resultado ser un malentendido. Ella era la heredera de Dorne, tenía la palabra de su padre. Quentyn tendría su reina dragón, Daenerys.

En Lanza del Sol colgaba un retrato de la princesa Daenerys que había llegado a Dorne a casarse con uno de los antepasados de Arianne. En sus días de juventud Arianne había pasado horas mirándolo, cuando era apenas una niña regordeta de pecho plano en la cúspide de la doncellez y que rezaba todas las noches para que los dioses la convirtieran en bonita.
«Hace cien años, Daenerys Targaryen llegó a Dorne para hacer la paz. Ahora viene otra para hacer una guerra, y mi hermano será su rey y consorte. Rey Quentyn.» ¿Por qué eso le sonaba tan absurdo?
Casi tan absurdo como imaginar a Quentyn montado en un dragón. Su hermano era un muchacho serio, bien educado y obediente, pero soso. Y común, demasiado común. Los dioses habían dado a Arianne la belleza que había pedido, pero Quentyn tenía que haber rezado pidiendo otras cosas. Su cabeza era demasiado grande y algo cuadrada, con el pelo del color del barro seco. Sus hombros caídos también y era demasiado grueso en el medio. «Se parece demasiado a Padre.»
“Yo amo a mi hermano”, dijo Arianne, aunque sólo la luna podía oírla.
Aunque la verdad sea dicha, ella apenas lo conocía. Quentyn había sido criado por Lord Anders de la Casa Yronwood, en Sangreregia, hijo de Lord Ormond Yronwood y nieto de Lord Edgar. En su juventud, su tío Oberyn había luchado a duelo con Edgar, hiriéndolo profundamente y esa herida al final lo mató. Después, los hombres lo llamaban «Víbora Roja», y se hablaba de veneno en su espada. Los Yronwood eran una casa antigua, orgullosa y poderosa. Antes de la llegada de Rhoynar habían sido los reyes de la mitad de Dorne, con dominios que empequeñecían aquellos de la Casa Martell. La sangre y rebelión seguramente habrían seguido a la muerte de Lord Edgar, de no haber actuado a su padre con rapidez. La Víbora Roja fue enviado a Antigua, luego por el Mar Angosto a Lys, aunque nadie se atrevió a llamarlo exilio. A su debido tiempo, entregó a Quentyn a Lord Anders como pupilo y como un signo de confianza. Eso ayudó a cerrar la brecha entre Lanza del Sol y los Yronwoods, pero había abierto otras nuevas entre Quentyn y las Serpientes de Arena ... y Arianne había estado siempre más cerca de sus primas que de su distante hermano.
“Todavía somos la misma sangre, sin embargo,” susurró. “Por supuesto que quiero a mi hermano de regreso a casa. Sí.”
El viento del mar le erizó el pelo lo largo de sus brazos. Arianne se cubrió con la capa y fue a buscar su cama.

Su barco se llamaba el Peregrino.
Salieron con la marea de la mañana. Los dioses les fueron propicios, el mar estaba en calma. Incluso con buenos vientos, cruzar les llevó un día y una noche. Jayne Ladybright pasó la mayor parte del viaje vomitando, algo que Elia Arena pareció encontrar divertido.
“Alguien debería dar unos azotes a esa niña”, se le escuchó decir a Joss Hood… pero Elia estaba entre los que lo escucharon decirlo.
“Soy casi una mujer adulta, ser”, respondió ella orgullosamente. “Te dejaré que me azotes, sin embargo... pero primero necesitarás justar conmigo, y derribarme de mi caballo.”
“Estamos en un barco, y sin caballos”, dijo Joss.
“Y las damas no justan”, insistió Ser Shells Garibald, más serio y formal que su compañero.
“Yo sí. Soy Lady Lanza.”
Arianne había oído suficiente.
“Puede que seas una lanza, pero no eres una dama. Ve abajo y permanece allí hasta que toquemos tierra.”

En todo caso, la travesía transcurrió sin incidentes. Al caer la tarde vieron una galera en la lejanía, con los remos subiendo y bajando contra de las estrellas de la noche, pero se alejaba de ellos, y pronto disminuyó y desapareció en el horizonte. Arianne jugó una partida de cyvasse con Ser Daemon, y otra con Garibald Shells, y de algún modo consiguió perder con ambos. Ser Garibald tuvo la amabilidad de decir que ella había jugado de manera correcta, pero Daemon se burló de ella.
“Tienes otras piezas aparte del dragón, princesa. Intenta moverlas alguna vez.”
“Me gusta el dragón.” Quería borrar la sonrisa de su cara con una bofetada.  O con un beso, quizás. El hombre era tan pagado de sí mismo como atractivo. «De todos los caballeros en Dorne, ¿por qué mi padre lo escogió para ser mi escudo? Él conoce nuestra historia.» “Es sólo un juego. Cuéntame del Príncipe Viserys.”
“¿El Príncipe Mendigo?” Ser Daemon parecía sorprendido.
“Todo el mundo dice que el Príncipe Rhaegar era bello. ¿Era bello Viserys también?”
“Supongo. Era un Targaryen. Nunca lo vi.”
El pacto secreto que el príncipe Doran había hecho todos esos años se trataba de unir a Arianne con el príncipe Viserys, no a Quentyn con Daenerys. Todo se había deshecho en el mar Dothraki, cuando fue asesinado. Coronado con una olla de oro fundido.
“Fue asesinado por un khal Dothraki”, dijo Arianne. “El esposo de la reina dragón.”
“También he oído eso.  ¿Qué con eso?”
“Sólo... ¿por qué dejó Daenerys que sucediese? Viserys era su hermano. Todo lo que le quedaba de su propia sangre.”
“Los Dothraki son un pueblo salvaje. ¿Quién puede saber por qué matan? Quizás Viserys se limpió el culo con la mano equivocada”.
«Quizás,», pensó Arianne, «o quizás Daenerys se dio cuenta que una vez su hermano fuera coronado y se casara conmigo, ella estaría condenada a pasar el resto de su vida durmiendo en una tienda de campaña y oliendo a caballo.»
“Es la hija del Rey Loco”, dijo la princesa. “¿Cómo podemos saber...?”
“No podemos saber”, dijo Ser Daemon. “Sólo podemos esperar”.


Excerpt from THE WINDS OF WINTER
by George R. R. Martin.


Este texto digital es de carácter didáctico y sólo puede ser utilizado dentro del núcleo familiar, en establecimientos educacionales, de beneficencia u otras instituciones similares, y siempre que esta utilización se efectúe sin ánimo de lucro.

Todos los derechos pertenecen a los titulares del Copyright.
Cualquier otra utilización de este texto digital para otros fines que no sean los expuestos anteriormente es de entera responsabilidad de la persona que los realiza.

Dar gracias al autor por este mensaje
Volver arriba
arya27
Moderador
Moderador
avatar

Reg.: 07 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1187
Género: Femenino
Ubicación: En el foro de Canción de Hielo y Fuego
Argentina

Agradeció: 1648 posts
Le agradecieron: 1148 posts


#9 Publicado: Vie Ene 11, 2013 8:26 pm  Responder citando

Más cierto que un santo. Yo no veo una alianza de Dorne con Aegon y compañía. Doran esta dudando si él es realmente el hijo de su hna Elia Martell.
¿Es un impostor?

Y Aurane Waterses el Rey pirata? y con los dromones que le regalo la idiota de Cersei? Genial!!!!!


Dar gracias al autor por este mensaje
Volver arriba
Alas_Negras
Forero Principal
Forero Principal
avatar

Reg.: 09 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1196
Género: Masculino
Chile

Agradeció: 1479 posts
Le agradecieron: 1162 posts


#10 Publicado: Sab Ene 12, 2013 4:05 pm  Responder citando

Areo Hoat y Obara Arena se enfrentaran a Darkstar (Estrella Oscura)Question   Pero quien ganara? Y si Doran pierde a su mejor guardian?? Pobre Doran, no pega una!!! Todos sus planes se estan llendo a la mierd... Shocked

Dar gracias al autor por este mensaje
Volver arriba
winterfell
Forero Principal
Forero Principal
avatar

Reg.: 07 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1122
Género: Masculino

Agradeció: 1321 posts
Le agradecieron: 1119 posts


#11 Publicado: Sab Ene 12, 2013 7:44 pm  Responder citando

made_in_chile escribió el Sab Ene 12, 2013 4:05 pm :
Areo Hoat y Obara Arena se enfrentaran a Darkstar (Estrella Oscura)Question   Pero quien ganara? Y si Doran pierde a su mejor guardian?? Pobre Doran, no pega una!!! Todos sus planes se estan llendo a la mierd... Shocked

Y mas planes iran a la mierd.. si el vejete se muere y Arianne maneje la batuta...solo por la errada idea de qu Dany es culpable de la muerte de Quentyn.. podria aliarse con Connington y Aegon.. aunque ahora que lo pienso... que lograra con eso? un apoyo de Poniente para un desconocido muerto resusitado que dice ser Aegon y unos miles de mercenarios exiliados ? Lo dudo... si la dragona con fuego y sangre va de camino a Ponente...    Twisted Evil
Y despues de este capitulo, en marzo podremos conocer otro de Vientos que Martin puso en la nueva edicion de Danza.. bueee.. siempre que no decida recular otra veeez.... Confused  :xD:
y respecto a la niña que ve dragones y muere gente.. imagino que vislumbra la Batalla de Fuego en Meeren y los 3 dragones de Dany en accion!

Dar gracias al autor por este mensaje 1 usuario agradeció este mensaje: Garra
Volver arriba
LaQueNoArde
Forero Principal
Forero Principal
avatar

Reg.: 06 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1094
Género: Femenino
Ubicación: Muy cerca de los dragones

Agradeció: 1474 posts
Le agradecieron: 1009 posts


#12 Publicado: Dom Ene 13, 2013 9:58 pm  Responder citando

Veo bastante claro que tal y como van las cosas aquí Arianne revela cual son sus sentimientos respecto a su hermano Quentyn, y critica a Dany de no haber defendido a su hermano Viserys que me lleva a creer que cuando las noticias de la muerte de Quentyn lleguen a sus oídos, ella estará contra Dany y (quizá) Aegon. Sin dragones y con solo 10 mil mercenarios de la Compañía dorada el no es un gran aliado para Dorne. No señor. Sad
Y que Arianne exprese su "preocupación" y celos de Dany y que si ha heredado la locura del Rey Loco.. y sin tener en cuenta lo que pudo haber sufrido una niña de 13 años, huérfana y abandonada (incluso por su padre, el tan honorable Doran Martell) en medio de unos salvajes sanguinarios.. eh.. resumiendo.. no me está gustando Arianne.
Y además pone que Tarth fue invadido y que puede significar para Brienne asumiendo que ella sobrevive a Cat y la Hermandad. :oops:

Dar gracias al autor por este mensaje 1 usuario agradeció este mensaje: winterfell
Volver arriba
winterfell
Forero Principal
Forero Principal
avatar

Reg.: 07 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1122
Género: Masculino

Agradeció: 1321 posts
Le agradecieron: 1119 posts


#13 Publicado: Lun Ene 14, 2013 4:58 pm  Responder citando

Yo imagino que habra leña entre Obara Arena, Areo Hoat y Estrellaoscura.  los 3 se ven como guerreros letales.

Dar gracias al autor por este mensaje
Volver arriba
arya27
Moderador
Moderador
avatar

Reg.: 07 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1187
Género: Femenino
Ubicación: En el foro de Canción de Hielo y Fuego
Argentina

Agradeció: 1648 posts
Le agradecieron: 1148 posts


#14 Publicado: Mie Ene 16, 2013 1:16 am  Responder citando

Recien ahora caigo que Arianne y Dany son familiares. Aegon es el sobrino de ambas, por lo tanto son cuñadas. Se ve que Arianne es muy manipuladora con los hombres, y en este caso teme que no podra manipular a Connington. Rolling Eyes Por otra parte Doran Martell tardara en saber de la muerte de Quentyn con Meeren sitiada, a no ser que le llegue una carta de los 2 amigos que lo acompañaban o del principe Andrajoso.  

Dar gracias al autor por este mensaje
Volver arriba
Ana
Administrador
avatar

Reg.: 06 Ene 2013
starstarstarstar

Mensajes: 1386
Género: Femenino

Agradeció: 2214 posts
Le agradecieron: 1426 posts


#15 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Mie Ene 16, 2013 9:38 pm  Responder citando

Conjeturo que Arianne esta algo celosa aun de Quentyn, eso me surge de la interpretación que hago del capítulo. Wink Y  Martin muestra una mujer que acusa injustamente a otra, en este caso a Daenerys. Y también - indiscutiblemente - ambiciona un poder mayor. Ella descubre que podría haber sido una Reina, pero sin sospechar siquiera que Viserys jamás tuvo ninguna oportunidad de ser Rey.
arya27 escribió el 16 Ene 2013 01:16 am :
Recien ahora caigo que Arianne y Dany son familiares. Aegon es el sobrino de ambas, por lo tanto son cuñadas.

Es correcto. Doran Martell es el padre de Elia y de Arianne. El hijo d Elia (Aegon) es el sobrino de Arianne por parte de la madre y el sobrino de Dany por parte del padre, el principe Rhaegar Targaryen.
Arianne Martell usa la seducción femenina en lugar de inteligencia. No es una estratega, ni siquiera se acerca a la inteligencia de Tyrion. Martin hace un guiño al mencionar que ella pierde todas las partidas de cyvasse.

Tengo el presentimiento de que ella no sabrá manejar la situación con el astuto Jon Connignton. Y una Nota a Dany: ¡Oye, necesitas una alianza con los Martell, pero no les permitas planear Algo! Very Happy

Dar gracias al autor por este mensaje
Volver arriba
Mostrar mensajes anteriores:   
Responder Página 1 de 32 Página 1 2 3 ... 30 31 32  Siguiente >
Horas en GMT
Ir a:  
NO puedes: crear mensajes/responder temas/editar tus mensajes/borrar tus mensajes/votar en encuestas -> Regístrate/Conéctate
Volver a Vientos de Invierno, sexta novela de Canción de Hielo y Fuego.

Crear foro gratis | Staff del foro | Reportar abuso | Cookies | Powered by phpBB